La palabra fascinar proviene del verbo latino fascinare que significa encantar o hechizar
La palabra fascinar proviene del verbo latino fascinare que significa encantar o hechizar.

Hace semanas leí un artículo en “El Confidencial” que hacía referencia al aprendizaje basado en la creatividad. En él se habla de diversos estudios que revelan que los niños piensan como científicos y gracias a él he descubierto el concepto de: Pedagogía de la fascinación.

La pedagogía de la fascinación es una visión holística y emocional de la educación impulsada por Javier Mateos y Juan Carlos López con el objetivo de llevar a las aulas una metodología activa en la que el interés, la curiosidad y la creatividad de los niños se conviertan en el principal motor de aprendizaje.

Este planteamiento me ha recordado mucho a la metodología de los proyectos de investigación y me gusta trabajar por proyectos.

Cuando se conoce bien la metodología basada en los proyectos y se lleva a la práctica de forma real, es decir partiendo realmente de las preguntas e intereses que manifiestan los niños en el aula, se genera una motivación natural hacia el aprendizaje que hasta ahora no he experimentado con ningún otro método.

El aprendizaje por proyectos invita a que los alumnos se hagan preguntas, que busquen respuestas, que formulen hipótesis, que investiguen diferentes fuentes de información, que establezcan conexiones entre lo que ya saben y lo que están descubriendo, estimula el pensamiento crítico, desarrolla la creatividad y les motiva a seguir aprendiendo.

En alguna ocasión he escuchado cómo algunos defensores del método tradicional se sienten incómodos ante este planteamiento porque consideran que la improvisación nos impide llegar a los mínimos establecidos. Yo personalmente me pregunto, ¿qué hay de malo en improvisar?.

Los maestr@s que decidimos trabajar por proyectos no improvisamos del todo. Conocemos el currículo y trabajamos los mínimos a partir de las preguntas de los niños. Programamos, organizamos y secuenciamos sin poner límites al espíritu científico de los alumnos. Pasamos tardes, noches y fines de semana enteros buscando información y recursos para ajustar “esos mínimos” a las motivaciones que se presentan, esas sí, de forma improvisada. Y al final esos mínimos llegan a convertirse en máximos.

Prefiero que en mi forma de trabajar prevalezca la palabra “fascinación” sobre la palabra “excelencia”. Me gusta pensar que mis alumnos se fascinan al aprender y no me importa tanto si son excelentes o no. Para mi lo son siempre. Mi objetivo es despertar en ellos las ganas de aprender y que sean unos niños creativos, críticos y reflexivos. Unos niños y niñas excelentemente fascinad@s.

Si os apetece investigar un poco más sobre ello y curiosear algunas experiencias que ya se han llevado a cabo os invito a que consultéis las siguientes fuentes:

http://jcbarrancoe.wix.com/pedagogiafascinacion

https://www.facebook.com/Ingenia_Pedagog%C3%ADa-de-la-Fascinaci%C3%B3n-399801973494479/timeline/

https://www.facebook.com/EstimuloDelPensamientoCreativo

Advertisements