Search

La jirafa diminuta

cosas que pasan en un mundo de pequeños

Month

October 2015

Plena- Mente

"Tranquilos y atentos como una rana"
“Tranquilos y atentos como una rana”

Uno de los objetivos que me he marcado para este curso es probar cosas nuevas con mis alumnos, por ello estoy empezando a curiosear qué es eso del Mindfulness en la escuela.

Hace unos meses leí un artículo que hablaba de 200 colegios públicos que habían empezado a introducir esta técnica en su horario escolar y que hay estudios científicos que aseguran que los meditadores tienen mayor densidad neuronal, son más felices y menos propensos a sufrir depresión, así que me propuse comenzar a ponerlo en práctica en el aula.

Lo primero que hice fue buscar más información sobre ello, ¿en qué consiste?¿qué beneficios tiene?¿cómo puede aplicarse con niños de 3 años?. Y ahí van mis respuestas:

El Mindfulness o “conciencia plena” consiste en prestar atención a los pensamientos, las emociones, las sensaciones corporales y el ambiente que nos rodea. Se trata de estar presentes en este momento y estar atentos aquí y ahora. Aunque es una técnica basada en la meditación budista, yo pretendo trabajarla sin connotaciones religiosas.

Cuando desde pequeños aprendemos a estar atentos plenamente, tenemos muchos más recursos para ser adultos con menos índice de estrés, aumentamos nuestra capacidad de perspectiva, mejoramos nuestro rendimiento académico, incrementamos nuestra capacidad para concentrarnos, desarrollamos inteligencia emocional, mejoramos la memoria y favorecemos la creatividad.

Todo ello pueden parecer datos sin más, pero lo cierto es que después de varias sesiones yo misma he comprobado cómo mis alumnos están más tranquilos, se relacionan mejor entre ellos, demuestran sentirse más seguros y disfrutan. Creo que por todos estos motivos merece la pena seguir practicándolo.

Uno de las mejores fuentes que encontré para comenzar a programar las sesiones, hace referencia a cinco aspectos en los que hay que centrarse a la hora de practicar el Mindfulness:

  • Atención al entorno
  • Atención al cuerpo
  • Atención a las emociones
  • Atención a la respiración
  • Y atención al pensamiento

Además, el libro Tranquilos y atentos como una rana de Eline Snel aunque está dirigido a niños de entre 5 y 12 años también me dio algunas pautas para empezar.

Quizá todo esto pueda sonar extraño y difícil de llevar a cabo, pero las actividades que suelen proponerse son las mismas a las que recurrimos muchas veces en un aula de Infantil, sólo que en esta ocasión están orientadas a desarrollar la atención plena.

Así son, por ejemplo, las sesiones de “Estar tranquilos y atentos como una rana” que hacemos nosotros justo después del recreo:

1. Empezamos con música tranquila: Cerramos los ojos, respiramos despacio y nos relajamos. Aprovecho estos minutos para acercarme despacio a los niños, acariciarles la cara o la cabeza con la marioneta de rana y demostrarles que yo también estoy tranquila.

2. Seguimos prestando atención al entorno: sentados en la colchoneta percibimos lo que ocurre en este momento a través de los sentidos y recordamos a los niños que para “jugar” tienen que seguir estando tranquilos y atentos como una rana. Jugamos a adivinar el instrumento que suena, experimentamos con texturas, observamos pompas de jabón o seguimos en el suelo el ritmo marcado por un pandero.

PicsArt_1444751378137

3. Continuamos con movimientos conscientes: realizamos danzas dirigidas con música tranquila, improvisamos danzas creativas, nos movemos por el aula imitando a diferentes animales, jugamos a ser estatuas cuando pare la música, acariciamos a peluches o practicamos algunas posturas sencillas de yoga.

4. Hablamos de emociones: antes de terminar siempre hablamos durante unos minutos de cómo nos sentimos, qué es lo que más nos ha gustado o qué no…y por qué. (para esta actividad a veces hemos usado marionetas)

5. Escuchamos el silencio: terminamos la sesión en círculo, sentados en la colchoneta, relajados, respirando despacio, reconociendo a los demás mirándoles a la cara y escuchando el silencio.

No tienen por qué hacerse todas las actividades el mismo día. Yo a veces voy reduciendo o ampliando en función del tiempo que tenemos disponible.

Cuando los niños estén habituados a practicar esta rutina varias veces a la semana pasaré al aspecto de la atención al pensamiento (ya os contaré cómo lo hacemos). Quizá tenga que esperar a que sean un poco más mayores o quizá no, quién sabe. Aún no os puedo informar de los resultados que se obtienen de primera mano siguiendo esta rutina durante meses, pero os mantendré informad@s.

Seguro que si os animáis a intentarlo se os ocurrirán algunas ideas nuevas. Ya me contaréis!!!

Advertisements

Lo que soy después de todo

20150127_104102

¿Qué soy, después de todo, más que un
niño complacido con el sonido
de mi propio nombre? Lo repito una y otra
vez,
Me aparto para oírlo -y jamás me canso de
escucharlo.
También para ti tu nombre:
¿Pensaste que en tu nombre no había otra
cosa que más de dos o tres inflexiones?.
Walt Whitman

Uno de los momentos más importantes de nuestra vida se produce el día que aprendemos a escribir nuestro nombre y yo tengo la suerte de poder estar presente cuando eso ocurre.

El proceso de aprendizaje relacionado con la lectura y la escritura comienza con nuestro nombre propio. Identificar tu nombre escrito entre un conjunto de palabras, diferenciar esas letras de otros símbolos, reconocerte en esos trazos, establecer las conexiones necesarias para relacionar una letra con su sonido y controlar el cuerpo para poder escribirlo, es para mí casi tan importante como empezar a andar.

El nombre propio está directamente relacionado con la identidad. El niño a través de su nombre se diferencia de otras personas, obtiene con él su primer abecedario con el que podrá comenzar a descifrar el lenguaje escrito y al aprender a escribirlo entran en juego distintas emociones que asientan las bases del auto-concepto, la autoestima, la seguridad y la confianza en uno mismo.

Existen distintas metodologías para ayudar a los niños en este proceso. A mi además me gusta observar, escuchar, motivar, acompañar y disfrutar.

Aún recuerdo el día en el que uno de los primeros alumnos con los que comencé a trabajar me mostró con orgullo cómo era capaz de escribir su nombre tal y como lo hacían los mayores.
Se llamaba Guillermo y cuando soltó el lápiz y me miró contento supe que ese niño acababa de dar el primer paso para poder expresar su mundo con palabras.

Guillermo estaba preparado para seguir avanzando en el camino del aprendizaje. Guillermo era un niño complacido por el sonido de su propio nombre porque esas ocho letras eran él, completa y absolutamente él, después de todo.

Lo que se hace con cariño, suele salir bien.

"Somos ricos en sonrisas" (Celia, 5 años)
“Somos ricos en sonrisas” (Celia, 5 años)

Después de una semana en la que algunos acontecimientos vividos en el aula me han hecho sentir triste, agotada, perdida y frustrada, hoy he decidido aferrarme a lo que me hace seguir trabajando en el ámbito de la educación con la misma ilusión del primer día: los niños.

Quiero compartir con vosotros una lista de cosas que obtuve de un grupo de alumnos con los que trabajé hace ya algún tiempo cuando ell@s tan sólo tenían 5 años. La pregunta era: ¿Qué puede hacernos sonreír sin gastar dinero?

Os aseguro que yo sólo participé para anotar las respuestas en la pizarra. Todo lo demás lo pusieron ell@s y el resultado fue el siguiente:

  • Recoger bellotas
  • Respirar
  • Tomar el sol
  • Mirar las estrellas
  • Oler flores
  • Buscar setas
  • Pasear por tu calle
  • Aprender a nadar
  • Dormir
  • Caminar
  • Jugar al escondite
  • Recoger hojas de otoño
  • Imaginar que vuelas
  • Beber agua
  • Bailar
  • Montar en bici
  • Aprender a leer
  • Escribir tu nombre
  • Mirar el paisaje
  • Saltar en los charcos
  • Mirar la lluvia
  • Patinar
  • Pasar la tarde con tu hermano/a
  • Correr
  • Regalar un dibujo
  • Abrazar…

Hay un mensaje que me gusta hacer llegar a los niños y que aprendí de una de mis mejores compañeras y amigas: Lo que se hace con cariño, suele salir bien.

A eso me agarro hoy: al cariño, a las cosas gratis que no son cosas, a la risa, a las miradas de sorpresa, a la complicidad entre amig@s, a las preguntas curiosas, a las emociones a flor de piel, a las bromas inocentes, a los abrazos sinceros, a los besos voladores y a la educación con corazón.

Porque aunque a veces las cosas no salgan como había planeado, aunque a veces me sienta cansada, perdida, asustada o frustrada…si cuento con todo ello, lo estoy haciendo bien.

Cajas con cuento

PicsArt_1444232273463

Dicen que l@s maestr@s de Educación Infantil tenemos “un problema”: lo guardamos todo!.

Y quizá tengan razón, pero ciertamente nunca sabes para qué vas a poder utilizar esas conchas que recogiste en la playa el verano pasado, las hojas que te has traído de tu último paseo por la montaña, el camello de peluche que te trajeron como recuerdo de Lanzarote o la brújula que regalaban con los cereales y que ni siquiera sabes si funciona.

Nunca sabes para qué vas a usar todo eso, pero lo guardas porque si en un momento de arrebato se te ocurre tirar algo de lo que tienes acumulado seguramente en esa misma semana lo necesites para alguna actividad en el aula.

Recientemente yo me he puesto a revisar todos esos “pequeños tesoros” que tenía guardados en un cajón y he decidido darles una utilidad: CAJAS CON CUENTOS.

Ya sabemos que los cuentos cumplen una importante función educativa. Estimulan el lenguaje, favorecen el desarrollo de la imaginación, ayudan a los niños a ponerse en contacto con diferentes emociones, sirven para trabajar la concentración y la escucha activa, fomentan el placer por la lectura y muestran aspectos relacionados con el entorno más cercano.

Pero además de todo ello y tal y como dice Carmen Díez Navarro en su libro Proyectando otra escuela: “Hay que contar y leer historias a los niños, pero no para que mejoren su lenguaje o se preparen para la lectoescritura, sino por el puro placer que traen consigo, por el hondo mensaje de cultura y belleza que transmiten, por su misterio, por su magia, por la vida que contienen…

Para mi las CAJAS CON CUENTOS consiguen ofrecer todo ese misterio, toda esa magia y toda esa belleza de las que habla Carmen, y tan solo es necesario:

  • Una caja.
  • Diferentes objetos que tengas guardados en tu cajón de los tesoros. (también puedes aprovechar lanas, telas, trozos de cartulina, goma eva, fieltro…etc.)
  • Y mucha imaginación.

PicsArt_1444227700364

Podéis hacer cajas relacionadas con un cuento o poesía concretos, podéis guardar distintos objetos aunque no estén relacionados entre sí para inventar un cuento entre todos, podéis hacer cajas temáticas sobre el mar, sobre el otoño, los animales de la granja o lo que se os ocurra.

PicsArt_1444232456118

Esta semana yo probé en clase una caja de cuento relacionada con el proyecto que estamos iniciando: Los Cocodrilos.
Busqué y guardé los objetos que necesitaba para presentar la poesía del “Cocodrilo Cirilo”.  Puse la caja en medio de la Asamblea y comencé a recitar mientras sacaba los objetos que iba mencionando. Modifiqué el final para que, una vez contada pudiese ir guardando nuevamente lo que había salido del interior y el resultado fue un sincero: “CUÉNTALO OTRA VEZ”.

PicsArt_1444231980172

Ellos disfrutaron escuchando, yo disfruté contando y juntos…disfrutamos de la magia de las palabras. Espero que os guste.

Blog at WordPress.com.

Up ↑

Las aventuras del niño lechuga

Niños y grandes comemos lo mismo

Hello Hygge

Finding hygge everywhere

cuentosparamatilda.wordpress.com/

Los libros la transportaban a nuevos mundos y le mostraban personajes extraordinarios que vivían unas vidas excitantes. "Matilda" de Roald Dahl

Biblioabrazo

Blog sobre biblioteca escolar y literatura infantil.

Papá llega tarde

Y mal, a menudo también mal. Pero que conste que lo intento. Mucho.

MOMMY moments

El mundo real es mucho más pequeño que el mundo de la imaginación

Todos tenemos una historia...

Poesía y fotografía, ambas las hago mias.

El Alma de mi Aula

Artículos de opinión sobre educación y propuesta de materiales para Ed.Infantil y Ed. Primaria, especialmente Proyectos/Procesos de Trabajo.

Mi ventana al mundo

de Sol Silvestre