Search

La jirafa diminuta

cosas que pasan en un mundo de pequeños

Month

February 2016

Por cuatro esquinitas de nada

esquinitas

Hace días llego a nuestra clase este libro maravilloso de Jérôme Ruillier publicado por Editorial Juventud que trata de la amistad, la diferencia y la inclusión.

Las cuatro esquinitas de nada permiten que Cuadradito participe e interaccione con sus amigos sin necesidad de cambiar lo que le hace diferente. Le proporciona los mismos derechos, le facilita la posibilidad de tener las mismas oportunidades, se tienen en cuenta sus necesidades y con una puerta cuadrada ganan todos.

Pero además de trabajar todas estas ideas, a partir de la lectura del libro realizamos muchas otras actividades relacionadas con las formas geométricas que quiero compartir con vosotros:

  • Hicimos un mural del cuento en el que cada niño pintó una cara en un círculo y después los pegamos dentro de la casa grande. Esta actividad nos permitió trabajar sobre las formas geométricas: círculo y cuadrado y además repasamos los colores. También recordamos en voz alta lo que ocurría en esta historia y nos pusimos en el lugar de los personajes.
  • Aprovechamos también este mural para repasar los conceptos: dentro- fuera.
  • Buscamos por el aula cosas que tenían la misma forma que Cuadradito (todos los objetos valían en principio), después fuimos seleccionando cuáles eran cuadrados realmente.

20160216_102843

  • Desciframos mensajes secretos escondidos en la caja de los BLOQUES LÓGICOS. La actividad consistía en mostrar “mensajes” constituidos por los atributos de los bloques y por turnos iban buscando en la caja la forma que encajaba en esas características.

20160203_110133

  • Jugamos a relacionar siluetas con la forma geométrica correspondiente.

20160216_125157

  • Imaginamos en qué podía convertirse un cuadrado.

20160225_101817

  • Y finalmente elaboramos LA CAJA DE LOS CUADRADOS. Aunque este juego podría tener cierta dificultad para niños de 3 años, lo cierto es que no me gusta limitar los materiales anticipándome a pensar que no van a poder sacar provecho del mismo debido a su edad, así que me lancé a mostrarlo para ver qué ocurría.

2016-02-23 19.56.1620160218_125158

El juego consiste en incluir dentro de una caja diferentes recortes de colores para que a través de la experimentación, el ensayo y el error consigan hacer un CUADRADO. El resultado fue muy interesante, ya que los que no lo consiguieron, aprovecharon los recortes para elaborar otro tipo de figuras (casas, trenes, coches…etc.)

Una vez más me demostraron que cada uno tiene su propio proceso de aprendizaje y que el hecho de poder compartirlo les enriquece aún más.

Creo que no podía haber una forma más directa de comprender que todos, absolutamente todos, somos diferentes y que todos, absolutamente todos, merecemos estar dentro.

Hasta la semana que viene!

Advertisements

Maestr@s que inspiran: Loris Malaguzzi

reggio emilia
Fuente: The wonder of learning

El niño esta hecho de cien.
El niño posee cien lenguas
cien manos, cien pensamientos
cien formas de pensar, de jugar y de hablar.

Cien, siempre cien,
maneras de escuchar,
de sorprender y de amar,
cien alegrías para cantar y entender
cien mundos para descubrir
cien mundos para inventar
cien mundos para soñar.

El niño tiene cien lenguajes
(y más de cien, cien, cien)
pero le roban noventa y nueve.

La escuela y la cultura
le separan la cabeza del cuerpo.

Le dicen que piense sin manos
que haga sin cabeza
que escuche y que no hable
que entienda sin alegrías
que ame y se maraville
sólo en Semana Santa y en Navidad.

Le dicen
que descubra el mundo que ya existe
y de cien le roban noventa y nueve.

Le dicen
que el juego y el trabajo,
la realidad y la fantasía,
la ciencia y la imaginación,
el cielo y la tierra,
la razón y el sueño,
son cosas que no están juntas.

De hecho le dicen
que el cien no existe.

Y el niño dice:
En cambio el cien existe.

Loris Malaguzzi

Una de las aportaciones que más me gusta de la pedagogía Reggio Emilia (pdf) es que se basa fundamentalmente en la escucha.

Pero no escuchar para atender, sino escuchar para comprender. Escuchar para conocernos, para ponernos en el lugar del otro, para entender sus razones y motivos y para establecer una relación humana que trascienda al proceso de aprendizaje.

Loris Malaguzzi, fundador de estas escuelas en el norte de Italia a mediados del siglo pasado, habla de los cien lenguajes del niño.

Escuchar los cien lenguajes de 22 alumnos puede llegar a ser una hazaña casi imposible, pero yo me esfuerzo cada día para conseguirlo. Pongo mis ojos a su altura y escucho. Parece fácil, pero no lo es tanto.

Deberían añadir una asignatura en el currículo que nos enseñase a escuchar. A escuchar de corazón, a escuchar para comprender, para ponernos en el lugar del otro, para entender sus razones y motivos y para establecer relaciones humanas que se miren a los ojos.

Hablemos de amor

graphite-670990_1920

No soy muy partícipe de celebrar o mencionar el famoso Día de los Enamorados en la escuela porque no en todas las partes del mundo se celebra el 14 de Febrero ni de la misma manera y porque me da la sensación de estar inculcando “el valor” de una conducta comercial.

Pero sí me gusta hablar de amor. Me gusta hablar de amor en todas sus formas y me gusta saber qué piensan los niños sobre este sentimiento que como bien sabemos, “mueve montañas”.

Hay cuatro libros que me gustan especialmente para hablar sobre este tema con mis alumnos:

amor1

amor 2

amor

cocodrilo v7:Maquetaci—n 1

(Seguro que vosotros tenéis vuestra propia lista y me encantaría conocerla)

Pero, éste no es un post para hablar sobre cómo de alguna manera transmitimos a los niños la idea de amor romántico que nos han inculcado tradicionalmente, ni de los mitos que no han hecho creer que somos “medias naranjas” en lugar de naranjas enteras, que existen las almas gemelas o que el destino marca el momento exacto en el que encontrarás a tu “pareja ideal”.

Éste no es un post para hablar de cómo esa concepción del amor está cambiando recientemente. De cómo los niños en la actualidad crecen afortunadamente sabiendo que hay diferentes formas de expresarlo o de cómo las concepciones personales que cada uno de nosotros y nosotras tiene sobre este sentimiento también tienen cabida en nuestras mentes y por consiguiente en nuestra sociedad.

Éste es un post para invitaros a hablar de amor con los niños que os rodean (hijos, sobrinos, alumnos, vecinos…etc). Preguntadles qué es para ellos el amor y anotad sus respuestas (recordad que todas son válidas). Guardad vuestras notas, leedlas cuando haya pasado el día de mañana y reflexionad!!!. Si además os animáis a compartir vuestras reflexiones, conseguiremos que el amor inunde la realidad virtual. ¿Quién se apunta?

 

Una merienda de locos

20160201_095221

Dicen que cuando un niño te pasa una llamada en un teléfono de juguete tienes que contestar siempre y hace unos días, yo recibí una llamada de ese tipo:

Ring, ring, rinnnnnng – dijo una niña en voz alta desde el rincón de la casita al otro lado del aula – Profe, ¡coge el teléfono que te estoy llamando!- añadió.

Una llamada tan importante en ese momento del día sólo podía ser portadora de buenas noticias así que contesté.

– ¿Sí?¿Dígame?
– Hola profe, ¿qué haces?
– Estoy en el cole ¿y tú?
– En casita. Estamos preparando la comida y yo estoy bañando al bebé. Cuando acabes vente ¿vale?.

Obviamente acepté la invitación. Se trataba de una magnífica idea. Mi “limitada” mente de adulto me llevó a pensar inmediatamente: “Genial. Es el momento perfecto para observarles, intervenir, aplicar algunas pautas para fomentar el juego simbólico, lanzar mensajes relacionados con la educación para la igualdad y blablablabla”… hasta que llegué a la casita y llamé a la puerta.

– Toc, toc, ¿hay alguien en casa?
– Sí, pasa. ¿Quieres un vaso de agua? No hables muy alto que los bebés duermen- dijo mi anfitriona susurrando.

En ese instante me sentí como Alicia en el País de las Maravillas cayendo por una madriguera cabeza abajo y yendo a parar a la famosa merienda del Sombrerero Loco, el Lirón y la Liebre de Marzo.

alicia

Había 5 niños jugando en ese momento en la casita: dos cocinaban, una bañaba a los niños, otro ponía la mesa y la quinta arropaba a un bebé que acababa de acostar en la cuna.

– ¿Quién ha cocinado?- pregunté.
– Nosotros!!!- dijeron todos al unísono.

Claro, qué estupidez por mi parte pensar que había roles asignados en ese juego. Nuevamente intentaba ir más allá con mi “limitada” mente de adulto cuando en realidad allí simplemente jugaban.

– Siéntate que ponemos la mesa- dijo uno de los cocineros – Ya estamos todos.
– ¿Qué hay de comer?- preguntó una de las niñas.
– ¡¡¡Pollo frito!!!
– Genial, me encanta- dije yo.

Sirvieron “el pollo” en los platos, repartieron los tenedores, añadieron “agua” a los vasos y comenzamos a comer.

– Un momento- pregunté sorprendida a uno de los cocineros que aún no se había sentado a la mesa – ¿tú no comes?
– Sí – contestó – tenía por aquí una patata pero ahora no sé dónde está – y rebuscando en la cesta de las comidas añadió- comeré uvas!.
– Si quieres compartimos el pollo frito que te ha salido riquísimo- dijo mi anfitriona.

El cocinero cogió un plato, se sirvió el pollo, añadió un poco de sal y sonriendo se puso a comer diciendo: Listo!!!

Una de las niñas que llevaba un rato meciendo a su bebé para dormirlo, se acercó a mi, me abrazó y me entregó al niño para que lo acunara yo mientras ella me sonreía. Todo un honor para mi, como podéis imaginar. Ella demostraba que ese momento estaba siendo realmente importante, porque su adulto de referencia en el aula no estaba dando instrucciones para que ellos jugaran, estaba jugando con ellos y era su forma de agradecerlo.

– Toma profe, coge el teléfono que te llaman.
– ¿Otra vez?¿y quién es ahora?
– El viejo McDonald!
– ¿El que tiene una granja con un cerdito y una vaca?
– Sí, ese.

Cogí el teléfono y hablé con el granjero durante un rato hasta que me despedí de él diciendo que estábamos a punto de tomar el postre: helado, plátanos y té.

Durante todo ese tiempo me sentí la Alicia más afortunada del País de las Maravillas aunque a diferencia de la auténtica, yo sí estaba asistiendo a la merienda más interesante de toda mi vida.

Quizá lo que ocurrió en aquella casita no tenga la menor importancia para una “limitada” mente de adulto, pero la interacción que tuve con ellos, la hospitalidad con la que me recibieron, el lenguaje que utilizaron en sus conversaciones, los pocos prejuicios sociales que demostraron y la igualdad con la que les vi relacionarse sin que yo interviniera para aconsejar bien merece un post, ¿no creéis?.

Así que ya sabéis, si algún día un niño os pasa una llamada en un teléfono de juguete, no lo dudéis y contestad. Entrad en el árbol, coged la llavecita de oro, abrid la puerta que da al jardín, mordisquead la seta hasta que midáis poco más de un palmo, adentraros por el estrecho pasadizo y entonces…estaréis por fin en el maravilloso jardín, entre las flores multicolores y las frescas fuentes.

Qué insensatez por mi parte pensar que podía sentarme a enseñarles algo, cuando en realidad la que estaba aprendiendo todo el tiempo era yo.

Así me veo yo

20160204_125718

Esta semana quiero compartir con vosotros el trabajo que están haciendo mis alumnos de 3 años relacionado con un proyecto anual que llamamos: “Así me veo yo”.

Consiste en dibujarse a sí mismos una vez al mes y elaborar un cuadernillo a final de curso para que sus familias puedan ver la evolución de los niñ@s en cuanto a la representación de su esquema corporal.

Así de sencillo y complicado a la vez. Ya que durante los primeros años de vida, el cuerpo para el niño es el centro de todo. Con su cuerpo explora, percibe, juega, observa, manipula, se relaciona y aprende. La interiorización del esquema corporal está muy relacionada con el desarrollo cognitivo, el lenguaje y las experiencias vividas.

Por ello, cuando observo sus dibujos, me da la sensación de estar curioseando en su interior por una pequeña rendija. Sus trazos me dan mucha más información de la que ellos pueden llegar a imaginar y disfruto enormemente al ver cómo con el paso del tiempo y después distintos ensayos y algunos errores, van añadiendo detalles a la imagen de sí mismos que representan sobre el papel.

El profesor Chauchard decía que “dibujamos con el cerebro y, por consiguiente, el cuerpo entero se haya presente en el gesto”.  Mostrar sus trabajos me hace sentir como una especie de pícara “ladrona” de gestos, ideas y vivencias personales a las que, por fortuna, tengo acceso.  Mañana les daré las gracias en vuestro nombre y muy especialmente en el mío.

This slideshow requires JavaScript.

 

Create a free website or blog at WordPress.com.

Up ↑

Las aventuras del niño lechuga

Niños y grandes comemos lo mismo

Hello Hygge

Finding hygge everywhere

cuentosparamatilda.wordpress.com/

Los libros la transportaban a nuevos mundos y le mostraban personajes extraordinarios que vivían unas vidas excitantes. "Matilda" de Roald Dahl

Biblioabrazo

Blog sobre biblioteca escolar y literatura infantil.

Papá llega tarde

Y mal, a menudo también mal. Pero que conste que lo intento. Mucho.

MOMMY moments

El mundo real es mucho más pequeño que el mundo de la imaginación

Todos tenemos una historia...

Poesía y fotografía, ambas las hago mias.

El Alma de mi Aula

Artículos de opinión sobre educación y propuesta de materiales para Ed.Infantil y Ed. Primaria, especialmente Proyectos/Procesos de Trabajo.

Mi ventana al mundo

de Sol Silvestre