20160204_125718

Esta semana quiero compartir con vosotros el trabajo que están haciendo mis alumnos de 3 años relacionado con un proyecto anual que llamamos: “Así me veo yo”.

Consiste en dibujarse a sí mismos una vez al mes y elaborar un cuadernillo a final de curso para que sus familias puedan ver la evolución de los niñ@s en cuanto a la representación de su esquema corporal.

Así de sencillo y complicado a la vez. Ya que durante los primeros años de vida, el cuerpo para el niño es el centro de todo. Con su cuerpo explora, percibe, juega, observa, manipula, se relaciona y aprende. La interiorización del esquema corporal está muy relacionada con el desarrollo cognitivo, el lenguaje y las experiencias vividas.

Por ello, cuando observo sus dibujos, me da la sensación de estar curioseando en su interior por una pequeña rendija. Sus trazos me dan mucha más información de la que ellos pueden llegar a imaginar y disfruto enormemente al ver cómo con el paso del tiempo y después distintos ensayos y algunos errores, van añadiendo detalles a la imagen de sí mismos que representan sobre el papel.

El profesor Chauchard decía que “dibujamos con el cerebro y, por consiguiente, el cuerpo entero se haya presente en el gesto”.  Mostrar sus trabajos me hace sentir como una especie de pícara “ladrona” de gestos, ideas y vivencias personales a las que, por fortuna, tengo acceso.  Mañana les daré las gracias en vuestro nombre y muy especialmente en el mío.

This slideshow requires JavaScript.

 

Advertisements