Search

La jirafa diminuta

cosas que pasan en un mundo de pequeños

Month

March 2016

Sensaciones de una maestra con mochila

PicsArt_1459194791937

Cuando viajo me gusta llevar siempre una libreta, un bolígrafo y los cinco sentidos despiertos en el interior de la mochila.

Trabajando con niños en el colegio he aprendido que para conocer tienes que sentir, y es lo que me propongo cada vez que me dispongo a pasar unos días lejos de casa.

Los olores que percibo, las imágenes que veo, los sabores que descubro, el sol en la piel, las palabras nuevas, las personas que encuentro,…todo queda reflejado en las hojas del cuadernillo de viaje y después con el paso del tiempo recurro a ellas para revivir lo que ha quedado grabado en mi memoria.

La semana pasada, aprovechando las vacaciones escolares, preparé la mochila con todo lo necesario y me dispuse a conocer/sentir un lugar en el que no había estado nunca. Estas son las anotaciones que quedaron plasmadas en la libreta de una maestra con mochila:

Oporto huele a incienso, a agua y a comida en la calle. Oporto huele a humedad, a decadencia y a bohemia. Huele a encurtidos en vinagre, a flores y a especias en el mercado de Bolhao. Oporto huele a lluvia y a mar, a bacalao a la plancha, a queso fundido, a aceite de oliva y a madera mojada. Huele a nostalgia, a casa vacía, a épocas pasadas y a rincones para recordar.

Oporto suena a gaviotas, a tranvía y a Fado. Suena a campanas, a chapoteo en los charcos y a gorjeo de palomas en suelos adoquinados. Oporto suena a jazz, a trompeta, a tumulto de turistas que pronuncian la “Ñ”, a vino blanco golpeando en la copa, a gotas de lluvia golpeando el cristal y a agua de río golpeando el mar.

Oporto es viento fresco en la cara, es decorar las fachadas con azulejos y recorrer las calles en cuesta observando a los lados las tiendas de segunda mano. Oporto es una escuelita infantil con una pequeña puerta roja y cortinas a cuadros que encuentras por casualidad cuando vas paseando por el centro y que te invita a mirar a través de sus ventanas con el fin de imaginar cómo serán allí las mañanas de un lunes cualquiera. Oporto es un neón en el escaparate, es una librería antigua con escaleras, es la hora del café con unos bollitos de nata, las plazas con estatuas, los parques, sus puentes y mil y una terrazas con vistas al Duero.

Citando a Fernando Pessoa, uno de los grandes poetas portugueses del siglo XX: “Para viajar basta existir” y yo, en un arrebato de osadía descontrolada, quiero añadir que para existir basta sentir. Sentir como lo hace un niño. Espero no dejar de hacerlo nunca.

Que tengáis feliz vuelta al cole!

Advertisements

Proyecto: China

20160204_093748

Esta semana quiero compartir con vosotros un resumen en imágenes de lo que ha sido nuestro segundo trimestre inmersos en un proyecto de trabajo relacionado con China.

Confucio, uno de los pensadores chinos más conocidos y citados dijo en una ocasión: “Donde quiera que vayas, ve con todo tu corazón“. Y eso es lo que hemos conseguido, además de aprender a saludar en chino mandarín, escribir los números de otra forma, construir una muralla china con los bloques de las construcciones, decorar una pagoda con cajas de cartón y goma eva, disfrutar de un teatro de sombras o descubrir que los dragones chinos tienen garras de tigre, cuernos de toro, escamas de pez y alas de pájaro. Espero que os guste!

 

Un árbol, sólo uno.

tree-725687_1920

Se llamaba Benjamin Driscoll, tenia treinta y un años y quería que Marte creciera verde y alto con árboles y follaje, produciendo aire, mucho aire, que aumentaría en cada temporada. Los arboles refrescarían las ciudades abrasadas por el verano, los arboles pararían los vientos del invierno. Un árbol podría ser tantas cosas: color, sombra, fruta, paraíso de los niños, universo aéreo de escalas y columpios, arquitectura de alimento y placer. Todo eso era un árbol. Pero los árboles eran, ante todo, fuente de aire puro y un suave murmullo que adormece a los hombres acostados de noche en lechos de nieve. “. Crónicas Marcianas, Ray Bradbury.

¿Habéis estado presentes la primera vez que un niño toca con sus dedos la corteza rugosa de un árbol?¿Habéis mirado juntos la copa intentando fijar la mirada allá dónde las ramas se juntan con las nubes?¿Os habéis sentado juntos a su sombra para simplemente ESTAR?¿Habéis comprobado cuántos brazos hacen falta para rodearle?¿Os habéis fijado en sus raíces ancladas a la tierra y habéis animado al niño a imaginar hasta dónde llegan?¿Habéis probado a escuchar el “latir” de la savia en su interior?…

En nuestro patio del colegio no hay posibilidad de acercarse a un bosque a pesar de ver a lo lejos una de las montañas más bonitas de la sierra de Madrid. Pero en nuestro patio del colegio hay un árbol, sólo uno. Y con él estamos aprendiendo a relacionarnos con la naturaleza. Hay cosas que me gusta vivirlas como si también fuesen mi primera vez.

DIY: Materiales caseros de motricidad fina

collar-pasta-ninos-paso-a-paso
Collares con macarrones en Pequeocio.com

Estimular la motricidad fina proporciona al niño la oportunidad de manipular, usar sus manos de forma lógica, realizar movimientos precisos, coordinar el ojo con la mano y concentrarse en tareas que requieren cierto grado de atención.

Navegando por internet he recopilado los siguientes materiales caseros que estoy segura que os proporcionarán algunas ideas para trabajar estas habilidades tanto en clase como en casa:

Decorar dibujos con plastilina

motricidad0

Realizar impresiones en pasta moldeable utilizando materiales que los niños siempre tienen a mano.

motricidad8

Enhebrar cordones en siluetas de animales empleando nuestras propias plantillas:

motricidad2

Escribir trazos, números y letras sobre harina o arena:

motricidad3

Insertar palos, pajitas de colores o limpiapipas en un bote:

motricidad4

Ensartar bolitas:

motricidad5

Plegar papel:

motricidad6

Jugar con libros sensoriales adaptados a cada edad:

motricidad7

Y como material extra os muestro dos recursos que suelen utilizar mis alumnos en clase:

Colocar pompones en una huevera usando pinzas o cucharas para transportarlos

Y utilizar pinzas de la ropa para ordenarlas por colores

20160229_132649

María Montessori decía que “El niño que tiene libertad y oportunidad de manipular y usar sus manos de forma lógica, con consecuencias y usando elementos reales, desarrolla una fuerte personalidad“.

Demos pues a los niños la oportunidad de tener una personalidad fuerte y que descubran la cantidad de cosas que pueden hacer con las manos ya que haciendo cosas con las manos te sientes capaz y cuando te sientes capaz puedes seguir avanzando.

 

Blog at WordPress.com.

Up ↑

Las aventuras del niño lechuga

Niños y grandes comemos lo mismo

Hello Hygge

Finding hygge everywhere

cuentosparamatilda.wordpress.com/

Los libros la transportaban a nuevos mundos y le mostraban personajes extraordinarios que vivían unas vidas excitantes. "Matilda" de Roald Dahl

Biblioabrazo

Blog sobre biblioteca escolar y literatura infantil.

Papá llega tarde

Y mal, a menudo también mal. Pero que conste que lo intento. Mucho.

MOMMY moments

El mundo real es mucho más pequeño que el mundo de la imaginación

Todos tenemos una historia...

Poesía y fotografía, ambas las hago mias.

El Alma de mi Aula

Artículos de opinión sobre educación y propuesta de materiales para Ed.Infantil y Ed. Primaria, especialmente Proyectos/Procesos de Trabajo.

Mi ventana al mundo

de Sol Silvestre