Search

La jirafa diminuta

cosas que pasan en un mundo de pequeños

Month

September 2017

Las bicicletas son para el verano

children-1217246_1920

Una de las actividades que realizamos durante los primeros días de cole suele consistir en contar a través de diálogos, dibujos o palabras qué hemos hecho en verano. Ciertamente, se trata de una actividad bastante poco creativa, pero sirve para volver a tomar contacto con la rutina escolar, para expresar lo que te gusta y sentirse escuchado.

Hace unos días pedí a mis alumnos que contaran a los demás qué habían hecho en verano y qué había sido lo más divertido. Hubo cangrejos, montañas rusas, picaduras de avispa, restaurantes chinos, castillos de arena, saltamontes y… muchas cosas más.

Después de un rato reviviendo nuestras vacaciones les pedí que hicieran un dibujo de lo que acaban de contar, pero uno de los niños del grupo dijo muy serio:

“Yo no voy a poder hacerlo”.

“¿Por qué?”– pregunté.

Porque no sé dibujar bicicletas y una de las cosas que más me gustó este verano fue montar en bici con mi madre por un camino muy bonito que hay detrás de mi casa”.

Yo creo que sí puedes hacerlo”- contesté – “SÉ QUE PUEDES HACERLO, confío en ti y pienso que eres capaz de dibujar una bicicleta preciosa. Ahora tienes que creerlo tu también. Piensa que sabes hacerlo y dile a tu cerebro que vas a dibujar la bicicleta más bonita del mundo y… a ver qué sale. De todas formas si necesitas ayuda pídela, porque igual alguien puede darte alguna idea”.

Sus ojos miraron ligeramente hacia el techo, volvió a mirarme a mi y con un cierto aire de convencimiento se fue a su sitio, preparó lápiz, pinturas y papel y se puso a dibujar.

La confianza en uno mismo se construye en un proceso personal en el que intervienen las experiencias que vivimos y los mensajes que recibimos de nuestro entorno. En los primeros años de vida, el niño crea una imagen de sí mismo que está directamente relacionada con lo que los demás piensan de él o ella, por ello es tan importante cuidar los mensajes que lanzamos y devolverles una imagen siempre positiva de quiénes son y de qué son capaces.

Posiblemente ese niño aún crea a lo largo de su vida que hay muchas cosas que no sabe hacer y puede que incluso nunca aprenda a hacerlas, igual que yo no sé dar la vuelta a una tortilla sin usar un plato, ni tocar el violonchelo o descifrar un jeroglífico egipcio, pero lo cierto es que ese día finalmente supo dibujar sus bicicletas y sinceramente para mi, al ver cómo las mostraba con esa sonrisa de “¡mirad, lo he conseguido!”, se convirtieron automáticamente en las bicicletas más bonitas del mundo:

img1505313372449

Advertisements

Educar con co-razón

corazon

Después de más de un año de silencio en el que he aprovechado para replantearme muchas cosas a nivel personal y profesional, retomo esta aventura de bucear en el mundo de los pequeños como si de un proyecto nuevo se tratara.

Anduve tiempo explorando la manera de poder modernizar mi trabajo. Dediqué horas de estudio, formación y búsqueda para saber cuáles eran las nuevas metodologías o las corrientes pedagógicas de última generación. Me pasé días y meses intentando encontrar la forma de ponerlas en práctica en el aula, pero todo ello fue en vano porque me fue faltando poco a poco algo que nunca puede faltar en esta profesión: la ilusión.

Ya desde pequeña sabía que quería ser maestra. Me lo pasaba bien en el colegio y me gustaba aprender. Me encantaba el olor de los libros la primera vez que los abría en casa antes de forrarlos y disfrutaba mucho preparando la vuelta al cole.

Con 6 años ya tenía muy claro que quería dedicarme a la esto y por ello trabajé durante años hasta que lo conseguí. Mi primer día en un aula fue uno de los días más emocionantes de mi vida y digo “emocionantes” porque si me dejaba llevar por los acontecimientos podía ponerme fácilmente a llorar, pero a llorar de alegría, que es cuando se disfruta.

Y así transcurrieron mis primeros años de docencia entre interinidades, cambios de grupos, de colegios, de equipos y de metodologías hasta que todo se fue desmoronando poco a poco y… cayó.

Podría echar la culpa al sistema que no está organizado como a mi me gustaría, podría quejarme del feedback negativo que recibimos los maestros algunas veces lo cual afecta directamente a nuestra motivación, podría decir que tengo un grupo complicado en el que las cosas no salen como yo esperaba y todo ello posiblemente haya influido de alguna manera, pero lo cierto es que la ilusión no pertenece al sistema, ni al feedback, ni al grupo, la ilusión me pertenece a mi y si yo la pierdo soy la única persona que puede o no recuperarla.

Por ello volví a uno de mis maestros favoritos y releí su libro Educar con “co-razón”. En sus páginas, que recomiendo leer si no lo habéis hecho ya, encontré algo que resonó en mi cabeza como el gong del final de asalto y que me está ayudando a comenzar a recuperarme: “Muchas veces no buscamos sino ideas, recetas y soluciones mágicas, olvidando que la principal fuente de inspiración pedagógica se halla dentro de nosotros mismos…y a nuestro alrededor“.

Estoy dispuesta a poner todo lo que esté de mi parte para volver a emocionarme en el aula, para abrir bien los ojos y encontrar las fuentes de inspiración que estén dentro de mi y a mi alrededor, para seguir buscando la forma de disfrutar de mi trabajo en cada momento e implicarme totalmente para seguir educando con “co-razón”, porque si hay algo que me ha quedado claro después de estos meses de reflexión es que al igual que cuando tenía 6 años tengo muy claro que quiero seguir dedicándome a la enseñanza y ello implica no dejar de aprender nunca.

Create a free website or blog at WordPress.com.

Up ↑

Las aventuras del niño lechuga

Niños y grandes comemos lo mismo

Hello Hygge

Finding hygge everywhere

cuentosparamatilda.wordpress.com/

Los libros la transportaban a nuevos mundos y le mostraban personajes extraordinarios que vivían unas vidas excitantes. "Matilda" de Roald Dahl

Biblioabrazo

Blog sobre biblioteca escolar y literatura infantil.

Papá llega tarde

Y mal, a menudo también mal. Pero que conste que lo intento. Mucho.

MOMMY moments

El mundo real es mucho más pequeño que el mundo de la imaginación

Todos tenemos una historia...

Poesía y fotografía, ambas las hago mias.

El Alma de mi Aula

Artículos de opinión sobre educación y propuesta de materiales para Ed.Infantil y Ed. Primaria, especialmente Proyectos/Procesos de Trabajo.

Mi ventana al mundo

de Sol Silvestre